sábado, 8 de noviembre de 2008

ÚLTIMO PROGRAMA: CHINA

De todas las cosas interesantes que se pueden decir sobre China (no hay alfabeto, es la superpotencia del futuro…), nosotros hemos preferido «Mucho chino en China», que nos parece la más grande verdad sobre el asunto.

Empezamos con una nueva sección, Misión Muy Posible. El reto esta semana es, a lo largo del programa, conseguir hablar con un chino en nuestro estudio, en vivo y en directo… ¿Lo habremos conseguido?

No es que fuera muy complicado, pero los nuevos fichajes de Perro Flaco son claramente más avispados que sus clásicos integrantes: Bernat Martínez («los chinos van a saco») con su remozada sección de Ciencia y Lo Que Salga y Fernando del Blanco («el que quiera leer, adelante; y el que no, al bar») con su Bibliografía Selecta desde la BNE:

Para rematar, contamos con la presencia del gran Rubin, que en primicia vino a presentar su nuevo LP Desayuno de campeones. Así suena Rubin en directo en RVK:

¡Salud y chop shuei!

6 comentarios:

chus dijo...

Las chicas de la foto son japonesas, no chinas!!

yusef dijo...

Gran problema: distingue de lejos a una china de una japonesa cuando a) usas gafas pero no las llevas; b) el orientalismo es ese gran desconocido; c) las chicas están desnudas y no estás a lo que estás.
Mea culpa!

chus dijo...

Pues te digo, el gesto que hacen con el dedo, ese como de victoria, es típico de los japoneses en las fotos. No me digas el porqué pero es así.
Sin más.

NáN dijo...

Joooo... ¡Y yo que estaba contentísimo de haber encontrado un experto en pubis orientalis!

Y eres simplemente un semiólogo.

DINA DIUF dijo...

Además las chinas no están tan flacas. Son claramente japonesas.

chus dijo...

NáN, que salen así en todas las fotos, en serio. He leido por ahí que lo popularizó una patinadora en los 70 que hacía eso con los dedos para las fotos y más tarde un grupo muy importante de rock... Pero estas cosas que leo yo sin censura ni control, y que luego cuento alegremente, no se las debería creer nadie.
De pubis oriental ni papa, las cosas como son.