lunes, 13 de octubre de 2008

Qué casualidad


En 2001 una niña de 10 años llamada Laura Buxton escribió su nombre y dirección en un trozo de papel. Lo pego a un globo de helio y lo soltó desde su jardín. El globo recorrió 225 kilómetros hasta que fue a parar a otro jardín. Al de otra niña de diez años que se llamaba increiblemente Laura Buxton.
En 1893 Henry abandonó a su novia Linda y está se suicidó. El hermano de Linda intentó matar a Henry. Creyendo que lo había hecho se pegó un tiro y murió. Henry sin embargo sobrevivió al disparo. La bala le atravesó la cara y se incrusto en un arbol del jardín. 20 años después Henry intentó dinamitar las raices del arbol. Con la explosión, la bala salio propulsada y mato a Henry en el acto.
Estas y otras historias aparecen en "Más allá de la coincidencia" de Martin Plimmer y Brian King. Os han pasado cosas de este estilo, ¿habéis dinamitado un arbol de vuestro jardín y este os ha disparado? A mí no.

7 comentarios:

chus dijo...

Por casualidad aprendimos a andar en bici el mismo día mi hermano y yo que estábamos a más de 1000 km el uno del otro.

NáN dijo...

me compraré un jardín y ya te cuento.

yusef dijo...

Mentira

NáN dijo...

¿Quién miente, Chus, yo o los dos?

chus dijo...

yo no miento.

yusef dijo...

Miente Dina Diuf, el resto es discutible...

DINA DIUF dijo...

Como que miento pringui! está todo en Internet. E incluso, como dijo mi amigo Oscar eso lo dicen científicos americanos!