martes, 3 de marzo de 2009

TEORÍA Y PRÁCTICA

Me pregunto si los actos de aparente altruismo esconden siempre una motivación interesada.
Bajo esta pregunta fingidamente simple se esconde un universo capaz de huir al entendimiento de los más sesudos científicos. Teoría del egoísmo, le llaman.

Cuando pienso en mis actos desinteresados siempre encuentro esa pequeña fisura que enlaza la dichosa motivación codiciosa. Me explico: hace poco ayudé a mi hermana a poner su nuevo ordenador en orden; un acto claro de altruismo... bueno, siempre he sabido que yo también usaría ese ordenador, así que tengo que buscar otra acción verdaderamente generosa; que no deje lugar a dudas. He desechado cualquier episodio relacionado con la pareja, pues es evidente que hablaría de los actos más egoístas. Digamos que alimentar la buena relación con tu pareja enriquece de forma bilateral y eso no me vale. Tampoco os quiero machacar... En mis actuaciones cotidianas no he encontrado ninguna "libre de pecado".

Le paso la pelota al delantero centro: cualquiera daría la vida por su hijo.

Da igual si es un acto reflejo o sopesado. Toca preguntarse cuál es el beneficio para el que da la vida por su hijo. Teoría del gen egoísta, le llaman... Mamma mia.

5 comentarios:

DINA DIUF dijo...

yo aun no lo tengo claro pero creo que pasa algo parecido al tema de la libertad. Somos libres dentro de un limite sin el que esa libertad es un absurdo. Con la bondad y el altruismo hay algo parecido, es nuestro mejor egoismo. ¿Qué os parece?

chus dijo...

No te entiendo bien: ¿estás a favor de la teoría psicológica del egoismo?

DINA DIUF dijo...

Perdón no me he explicado bien. estoy en contra de cualquier teoría psicológica (no por sistema, simplemente nunca aciertan) El altruismo y el egoísmo no son compartimentos estancos. En cada acción hay una motivación compleja que entre otras variables incluye lo que me interesa y lo que les interesa a los demás. Solo algunas veces ambas cosas son opuestas. Normalmente están mezcladas y es habitual que lo que quieren los demás sea bueno para mí. Además toda acción es comunicación (incluso las secretas) y en ese sentido siempre el altruismo conviene a nuestra imagen y prestigio en el grupo. Total, Kantianismos aparte, el egoismo definicdo como conveniencia es tan amplio que no significa nada. Y definido como opuesto al altruismo es una simplificación infantil (caracteristica básica de la psicología actual) que no explica la complejidad de la vida.

chus dijo...

Eres una crack Dina, no puedo estar más de acuerdo. Cualquier teoría absolutista es chunga chunga. Yo también creo en la mezcla, aunque si bien ayuda a entender las cosas analizar sus matices de forma separada, la realidad es que el "todo" funciona con vida propia. El altruismo no se iba a escapar así como así...

saturno dijo...

coña, si habéis abierto un rincón filosófico y yo sin enterarme.
Pues es verdad que el altruismo lo tiene jodido, pero si hacemos todo por egoismo deberíamos ser más felices ¿o es que estamos atontaos?