jueves, 30 de abril de 2009

MANZANAS TRAIGO

Ya que no está la cosa muy movida habrá qué provocar. Esta tarde en Perro flaco: la tentación. Una palabra de la que abusamos en publicidad y que casi ha perdido su lado perverso, el que más mola. La tentación es también el vertigo, la atracción del mal, de la autodestrucción y el sadismo. Quizá parte de la culpa es de la manzana tan timorata y lisa como esta puta sociedad blanquita y limpia del primer mundo. La pobre manzana es claramente incapaz de simbolizar un deseo peligroso. Vale que está rica, que es bonita, redonda y con rabo, pero comparada con lo que hay en mi nevera la manzana es casi una medicina. La tentación para mí son los donuts, mucho más mullidos y con un agujero. Toma símbolo. La tentación tambien es el suicidio, la adicción (al clembuterol o a las series, por ejemplo) la siesta y la niebla de la tele. Pobres manzanas y pobres humanos limpios. a las 20:00 nos vemos. ¡¡¡Viene Joanet!!!

7 comentarios:

Magapola dijo...

Mi tentación todas la mañanas laborales es quedarme en bajo las sábanas...

chus dijo...

Magapola, ¿quedarte por las sábanas o por el trabajo?

June Fernández dijo...

Me apunto a la propuesta de que el donut sea el nuevo símbolo de la tentación. El vértigo es otro. No es miedo a las alturas sino miedo a la tentación de tirarte.

Yo sucumbo a la mayoría de tentaciones: hincharme a galletas de chocolate y a series en Internet. Y también quedarme demasiado tiempo bajo las sábanas. Ventajas de la autónoma precaria.

DINA DIUF dijo...

june compadre, que bien te entiendo! los autónomos si que son una tentación! para un sistema economico basado en la tentación!

NáN dijo...

Solo te comerás la manzana pequeña si haces vibrar la grande hasta que la otra caiga. ¡qué gran símbolo esta foto de los amores imposibles!

La palabra, "destoppo". Perfecta

chus dijo...

A mí me ha dado la impresión de que al ir a por la manzana el gran culo me iba a tirar un pedo tremendo.
Lo siento, es lo que he sentido.

Magapola dijo...

Por el trabajo, creo yo, chus :) porque si no, ¿dónde está la tentación? Salvo en abril, porque las mañanitas de abril son muy dulces de dormir, es un dicho de mi madre.