martes, 10 de junio de 2008

AMOR VERSUS HIPOTECA



Contactos:
Mileurista busca similar para unión de nóminas sin amor. Abstenerse personas que figuren en listas de morosos o que tengan pagos pendientes. Se valorará que estén libres de hipotecas y que tengan contrato de larga duración. Interesados manden un extracto de su cuenta a mi oficina de Caja Madrid.

6 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Buenísimo. Como todos los vídeos de Vaya Semanita.

Un beso. Salud y República

chus dijo...

¿Alguien podría decirme una fórmula para encontrarme en la vejez pudiendo pagar comida, ropa y vivienda en alquiler con mi pensioncilla? Lo digo porque así me quitaría la mierda de idea de hipotecarme, que me ronda la cabeza y me jode.

Selma dijo...

Sí el tema no fuera tan serio...
¡Pero este video es BUENÍSIMO, Leyla!

Besitos "Jamila", muchos!

PD:¿Ya te estás entrenando triturando menta y moldeando Falafels? ;-)

Magapola dijo...

chus, tú lo que quieres ser es un marqués, ¡anda ya!, menudos lujos pides: ropa, comida, vivienda... ¡y qué más!

NáN dijo...

Chus, yo elegí nacer en 1948 y oye, ¡mano de santo!

Claro que pensamos mucho en la vejez y luego, mira: la ropa, astrosa; la comida, pues para cenar un yogur; la casa, hipoteca de las antiguas, que eran las buenas (porque ya se han terminado). ¡Vida de pocos gastos!

Pero claro, os empeñáis en nacer tarde para ser modernos, y os pasa lo que os pasa: la crisis en todo el morro.

chus dijo...

Magapola, efectivamente la comida tendría que ser uno de los lujos que debería suprimir, un poco al menos hasta que llegue la playa("operación bikini").
Nán, naciste el año en el que se aprobó la Declaración de los Derechos Humanos. Eres de los primeros a los que hablaron de vivienda, ropa y comida como derecho fundamental de la persona. Claro que ese nacimiento se presume coetáneo al hedonismo humano occidental y ese ha sido mi gran problema, soy un hedonista llorón.
Artículo 25
1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.