sábado, 26 de abril de 2008

ÚLTIMO PROGRAMA: LA PEREZA

Dice Anto que quizá sin religión, incluso sin sociedad, la pereza no sería pecado, sino descanso. Es en todo caso un pecado íntimo, cotidiano, cómplice, simpático, hermano pequeño…


Si la dejáramos, Leyla nos contaría qué ha pasado esta semana. Una voz aterciopelada interrumpida por los habituales ladridos del equipo Perro Flaco:


Clemens nos presenta a un nuevo héroe de Perro Flaco (con perdón de la seguridad social francesa). Si eres vago, al menos sé listo:


Juguemos a si fuera. Si la pereza fuera un día de la semana, ¿no sería domingo? Miguel nos introduce Sunday morning, de la Velvet Underground:

Si no os apetece, no comentéis el post, pero no dejéis de hacerlo por pereza (que es pecado)...

3 comentarios:

Selma dijo...

Buenos días Leyla,
¿Ha de ser un día precisamente? A ver, Lunes... no, martes...no, miércoles... no, jueves ... no, viernes... sábado... domingo, me da una pereza escoger uno... ¿De verdad, no pueden ser todos?

Un beso, eso sí sín pereza...

leyla dijo...

Muy buenos días Selma,
Como tú opino que cualquier día es bueno para ser un poco perezosillo. De hecho todos los días me permito cierta dosis de pereza (reconozco que hay días, como hoy, en los que me excedo mucho). ¿Pero se puede ser feliz sin holgazanear un ratito al día? Sinceramente me estresan los estresados.

Te mando un fuerte abrazo.

Magapola dijo...

El mejor día para pecar de pereza es ¡¡¡el lunes!!!